Publicado el:

Cronología de afecciones desde el retorno a la democracia

Alfonsín, el único que no fue internado durante su mandato. Menem fue operado de la carótida. De la Rúa, intervenido por obstrucción coronaria. Kirchner tuvo un episodio de gástrico.

El cuadro de arritmia por el cual el presidente Mauricio Macri tuvo que ser internado en un sanatorio de Olivos este viernes se suma a un largo listado de jefes de Estado que requirieron atención clínica durante el desarrollo de su mandato. Tomando los casos desde el retorno de la democracia, Raúl Alfonsín fue el único titular del Poder Ejecutivo Nacional electo por el voto popular que no registró internaciones mientras se desempeñó en el cargo, aunque solía sufrir picos de presión y su dieta fue rigurosamente controlada.

 

En lo que refiere a Carlos Menem, el riojano debió ser operado de urgencia por una obstrucción en la carótida interna derecha, el 14 de octubre de 1993. Con un esquema de desmentidas y posteriores confirmaciones similar al que aplicó el equipo de comunicación macrista este viernes, en aquel entonces la información oficial sólo hablaba de un cuadro gripal en principio, aunque posteriormente se tuvo que confirmar la intervención realizada en el Instituto Cardiovascular.

 

Fernando De la Rúa también registró problemas cardíacos. El 8 de junio de 2001 se le realizó al entonces presidente una angioplastia por una obstrucción en la arteria coronaria derecha, razón por la cual comenzó a cumplir con una agenda más acotada. Una dieta estricta con caminatas de una hora, tres veces por semana, bicicleta fija, controles periódicos y menos stress, fueron las recomendaciones médicas en el marco de un Gobierno que se acercaba al caótico final.

 

Por su parte, y a poco menos de un año de acceder a la Casa Rosada, Néstor Kirchner fue internado durante seis días en abril de 2004 en el hospital Regional de Río Gallegos producto de un episodio gástrico, una gastroduodenitis aguda con hemorragia derivado de su colon irritable. Al año siguiente, el mandatario hizo un chequeo de rutina, pero sin trascender mayores datos.

 

En tanto, Cristina Fernández de Kirchner tuvo varias afecciones durante su presidencia: A comienzos de 2009 tuvo que suspender su gira por Cuba y Venezuela por una lipotimia con deshidratación, cuadro que volvió a aparecer en la mandataria durante 2011. A finales de ese año se le detectó a CFK un nódulo palpable en la tiroides por el cual fue intervenida quirúrgicamente el 4 de enero de 2012. En octubre de 2013, la entonces presidenta tuvo que ser operada nuevamente, en esa ocasión por un hematoma en el cráneo producto de un traumatismo en la cabeza generado dos meses antes. Durante 2014, un esguince de tobillo, una faringolaringitis, una sigmoiditis y la fractura del tobillo izquierdo, han sido episodios por los cuales la jefa de Estado tuvo que suspender actividades y permanecer en reposo. Finalmente, en julio de 2015 registró una laringitis aguda.

 

La internación por arritmia a menos de seis meses de haber asumido la presidencia, convierten a Mauricio Macri en el mandatario argentino que menos demoró en requerir atención clínica desde el retorno de la democracia.