Publicado el:

“Desactivamos la bomba”

Lo dijo por LU15 Radio Viedma, Rogelio Frigerio, ministro del Interior respecto a la política implementada para evitar que el país se quede sin energía.

En medio de la polémica por los tarifazos y luego de una nueva reunión con lo gobernadores patagónicos, el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, brindó una entrevista al programa Versión Original que se emite por LU15 Radio Viedma.

 

Allí destacó lo conversado con los mandatarios de la Patagonia “que nos han también manifestado la preocupación, el conocimiento de ser los que están más cerca de los problemas de la gente, de las angustias de la gente”, al tiempo que habló de la política energética llevada a cabo y que incluye los altos aumentos.

 

“Evidentemente esta necesidad imperiosa que teníamos nosotros de imponer cambios en la política energética para que la Argentina precisamente no se quedara sin gas ni petróleo que es lo que está ocurriendo para tener un ejemplo concreto en Venezuela. Ustedes recuerdan que durante doce años, la Argentina prácticamente calcó, copió la política pública de Venezuela, pero a diferencia de la Argentina que pegó un volantazo y un cambio el 10 de diciembre, Venezuela no lo hizo”.
Según Frigerio en Venezuela hoy se ven las consecuencias con la falta de energía y de alimentos “Teníamos que evitar que ocurriera eso en nuestro país también, lo hicimos, creo que desactivamos la bomba y ahora queda la etapa de la recuperación, de poner la Argentina de pie, de generar inversiones, de crear empleo, de bajar la inflación pero parte de esta desactivación de la bomba tenía que ver con una política energética. Eso nos obligó a tomar medidas antipáticas, por supuesto que a ningún político le gustaría tomar.

 

En ese sentido Frigerio remarcó que quienes forman parte del gobierno no están “para quedar bien” sino para solucionar problemas.

 

“Claramente quedarnos sin energía era un problema gravísimo. Aumentamos el valor de gas en boca de pozo, eso derivó en un incremento tarifario que en algunos casos se excedió a lo que teníamos previsto y algunos argentinos recibieron facturas, boletas con incrementos de casi un 2 mil por ciento en algunos casos. Como no era el efecto buscado, admitimos la equivocación, el error, trabajamos con los gobernadores, llegamos a conclusiones que llevan algo de alivio a la sociedad”.

 

El ministro reconoció que aún con los topes impuestos al incremento, el problema sigue siendo difícil pero que las medidas tomadas van a revertir la situación.

 

“A pesar que son medidas antipáticas, a pesar que no son medidas demagógicas ni populistas, las tomamos, asumimos el costo político de tomarlas, Cuando nos equivocamos asumimos el costo político también de corregirlo y trabajamos en equipo con los gobernadores que es algo que no se hacía en la Argentina”.

 

Por otra parte, señaló que el camino trazado no podía generar la pérdida de puestos de trabajo y por eso revisaron las políticas tarifarias para las Pymes.

 

“En eso el gobernador de Río Negro fue uno de los principales defensores e impulsores porque evidentemente tenía información de las cámaras de comercio, de la industria, de turismo de la provincia de que había obviamente puestos de trabajo en riesgo con las tarifas, las boletas que habían recibido que en algunos casos llegaban al 2 mil por ciento. Por eso también para ese sector pusimos un aumento máximo del 500 por ciento, también hablado esto con las cámaras de las provincias patagónicas en general”.