Publicado el:

Galgueros defienden las carreras: “Cuidamos a los perros como si fueran nuestros hijos”

Hay toda una avanzada para prohibir las carreras de galgos, tanto a nivel nacional a través de una iniciativa en el Congreso de Magdalena Odarda, pero también a nivel provincial y local. En Viedma, la concejal de la UCR, Paola Casadei, impulsa una ordenanza en este sentido.

Hay toda una avanzada para prohibir las carreras de galgos, tanto a nivel nacional a través de una iniciativa en el Congreso de Magdalena Odarda, pero también a nivel provincial y local. En Viedma, la concejal de la UCR, Paola Casadei, impulsa una ordenanza en este sentido. Rubén Vila, “galguero” de profesión de la ciudad capital, señaló que “hace más de 40 años que se hacen acá carreras, en El Cóndor, en San Javier, en distintos canódromos que funcionaron en la ciudad, es una actividad de gente humilde y es mentira lo que dicen las protectoras que se maltrata a los galgos”. Expresó a la agencia APP que “los galgueros cuidamos a los perros como si fueran nuestros hijos”.

Vila informó que ya el mes pasado no pudieron lograr la autorización para hacer una carrera, a pesar de la buena predisposición del municipio, “por estas denuncias de las protectoras de animales, que creen llamarse protectoras, y que no ven la realidad de esto”, aludiendo a los argumentos de los prohibicionistas que hablan de maltrato y crueldad sobre los galgos.
Precisamente, Casadei fundamentó su proyecto de ordenanza en función de estos argumentos esgrimidos por representantes del Can Club Viedma, P.A.M.VI., Proteccionistas Independientes y Activistas por los Derechos Animales.
A pesar que en su momento Vila señaló que contaban con el respaldo no sólo de los intendentes sino del propio gobernador Alberto Weretilneck para la continuidad de las carreras de galgos, hace un mes se conoció que la policía provincial ya no prestará servicios de cuidados adicionales para esta actividad, poniéndose en cierta medida en sintonía con los avances en prohibir este tipo de disciplina.
Vila reconoció que hay una ofensiva a nivel general contra los “galgueros”, ya que “el municipio de Viedma ya no da más autorización, en las provincias de Buenos Aires y Santa Fe se han cortado las carreras, en Neuquén en parte de la provincia”.
Clarificó no obstante que formalmente en Viedma las carreras no están prohibidas, pero el Municipio argumenta que las tiene que autorizar Lotería de Río Negro, en función que “se juega algo de plata” en estos eventos “aunque es mínimo”, y el organismo provincial ahora no habilita.
Señaló a la agencia APP que apuestan que a la actividad se legalice, haya controles, haya regulación, no que se prohíba, por eso a nivel nacional tienen la expectativa que el proyecto de prohibición de Odarda que se aprobó en senadores pero tiene que pasar por Diputados no encuentre acá el aval y se imponga la razonabilidad de la legalización con controles, como pasa con los carreras de caballos.
Reflexionó a la agencia APP que “sino nos van a llevar a que hagamos las carreras a escondidas, ¿qué vamos a hacer los galgueros con los galgos?, nos van a hacer retroceder en el tiempo, en vez de blanquear las cosas, de permitirnos ir por derecha, que nos pongan en iguales condiciones que lo que establece la ley 95 para las carreras de caballos, y no nos empujen la clandestinidad”.
OTRAS VOCES
Oscar Aguilera, presidente del Centro de Galgueros de Ingeniero Jacobacci, dijo sobre el tema a la agencia APP que “estamos tristes y amargados” por las iniciativas de prohibición.
Dijo que esta actividad “es una pasión de gente muy humilde” y que “en lugar de plantear la prohibición, habría que reglamentar la actividad para que no se considere clandestina, en eso sí estamos de acuerdo”.
Aguilera afirmó que “queremos que se legalice, no que se prohíba”, especificando que en Jacobacci el municipio acompaña a los “galgueros”.
Indicó que quienes critican “desconocen la actividad, hablan desde el odio y el resentimiento, es de mediocres generalizar sobre los males de las cosas del deporte, porque yo no puedo decir, por ejemplo, que todos los ciclistas consumen sustancias para mejorar su rendimiento”.
“Los galgueros en su gran mayoría no somos delincuentes o mafiosos como dice la senadora; es muy triste que los funcionarios apunten a prohibirnos en lugar de tratar temas más importantes”, dijo a la agencia APP.
Insistió que “el 80% de los galgueros es gente muy humilde que le cuesta defenderse de este ataque”.
Insistió que sí están de acuerdo en que se pongan las condiciones legales para legalizar las carreras de galgos, al igual que con las cuadreras de caballos, que están en la misma situación.
Aseveró que “hay que instruir, no prohibir”, y recordó que juntaron miles y miles de firmas en la provincia y el país para detener el intento de prohibición y se legalice, con una buena reglamentación, la carrera de galgos.

 

Fuente ; APP