Publicado el:

Jabalíes cambian de hábitos: “ahora matan ovejas”

El diario La Nación hizo un informe en Carmen de Patagones donde pobladores aseguraban que los cerdos mataban a sus ovejas. Productores y cazadores de La Pampa ratificaron que aquí pasa lo mismo. Podría tratarse de un cambio de hábito.

El diario La Nación hizo un informe en Carmen de Patagones donde pobladores aseguraban que los cerdos mataban a sus ovejas. Productores y cazadores de La Pampa ratificaron que aquí pasa lo mismo. Podría tratarse de un cambio de hábito.
La caza es una práctica cultural que puede desarrollarse con armas de fuego o empleando sabuesos que llegan a la presa por medio del olfato. El hombre lleva miles de años cazando por distintos objetivos, como conseguir alimentos o por mero ocio, como lo practicaban los antiguos caballeros ingleses.
En Argentina, salir a cazar, la caza de jabalíes primordialmente, también ha formado parte de la cultura y la mayoría lo hace con perros dogo y cuchillos. Este tipo de cerdo salvaje se convirtió en una de las presas más preciadas por los cazadores que no sólo lo buscan por el tamaño de sus colmillos y para colocar su cabeza como trofeo en la pared del living. También lo buscan para comerlo y para combatirlo. Combatir, más que nada, su reproducción, ya que el animal se ha apoderado de varias regiones como el sudeste de Buenos Aires y gran parte de La Pampa. Incluso parece que en este último tiempo cambió sus hábitos. El jabalí pasó de ser cazado a ser cazador, o al menos eso aseguraron los productores de la localidad de Carmen de Patagones, donde están sufriendo los estragos causados por esta especie que les mata las ovejas y destroza los sembradíos, ocasionando daños que llegan a ser millonarios.
En este contexto, un productor de aquella ciudad le confesó al diario La Nación que los cerdos salvajes le mataron ya “seis ovejas”. Esto llamó poderosamente la atención y desde LA ARENA se consultó a productores pampeanos que, sorpresivamente, sostuvieron la veracidad de esas palabras.

Cambio de hábitos.
El secretario general de los cazadores pampeanos, Ariel Arce, fue uno de los consultados por estos hechos. La respuesta realmente sorprendió muchísimo. “En Jagüel del Monte también tenemos un caso de estos” y aseguró que “estamos tratando de agarrar un jabalí que hace por lo menos cuatro meses lleva muertas más de 20 ovejas”.
Para que Arce no sea la única fuente, desde este medio se consultó a dos productores más. Uno de ellos del norte pampeano, con amplia trayectoria en la caza del jabalí, quien ratificó la respuesta de Arce. “Es así. Y no sólo mata ovejas, también puede matar chivos”.
La tercera persona, con establecimientos en el oeste pampeano, terminó de confirmar las respuestas anteriores.
Por su parte, Arce, que además de estar directamente ligado a la actividad cinegética se dedica a la producción de hacienda, contó que tiene ovejas para consumo propio y aseguró que no son las únicas víctimas de estos cerdos salvajes ya que las muertes “suelen suceder con algunos terneros”.

Alimento.
Para Arce, los sucesos pueden tratarse porque los jabalíes “se ponen mañeros” y “agarran el habitué” de matar ovejas y demás. Y, como quedó claro, no es el único damnificado. En su relato Arce estimó que “esto es por maña”, aunque otro productor, de la misma zona, dijo que puede ser “por topetazos”. El jabalí encara al animal, quizá buscando defensa, y termina quitándole la vida.
No sería descabellado pensarlo de esta manera, sobre todo sabiendo que un jabalí adulto puede llegar a pesar entre 80 y 100 kilos, según la zona y la alimentación. Lo llamativo es que además de matar, se come la carne de la “víctima”.
Si bien es cierto que el cerdo (sea jabalí o doméstico) suele alimentarse de carroña u osamentas de animales en descomposición, sorprende que mate, como en estos casos, a ovejas, chivos y terneros y se alimente de ellos.
“Generalmente les come el pecho”, confió Arce, mientras recordó que en el oeste también hubo casos de majadas de chivos que sufrieron los ataques de jabalíes.

Es una plaga.
Así como aseguró el informe publicado ayer por La Nación, en la zona sudeste de Buenos Aires, puntualmente en Carmen de Patagones, el jabalí es una plaga. Hasta hay una autorización para que los cazadores actúen frente a esta plaga.
Otra de las fuentes consultadas dijo que en nuestra provincia “es igual” e incluso aseguró que “ha evolucionado muchísimo en la población y se ha detectado en escala ascendente, lo que es enfermedades por triquinosis por su consumo”.

Daños.
Parece que el jabalí no sólo causa estragos en los rebaños (los pocos que quedan en La Pampa), porque quienes tienen ovejas mayormente las crían para consumo propio, sino que también causan problemas en la tierra y hasta pueden provocar siniestros viales. “En la ruta 14, en la zona del Durazno, se puede ver como la hozada influye en el tránsito porque hozan al borde de la ruta, forman una montaña de tierra en la cinta asfáltica y después se despistan los vehículos. También se cruzan de banquina a banquina y son alcanzados por los conductores”.

“No es normal”.
Un especialista de la Dirección de Flora y Fauna de La Pampa fue consultado sobre estos hechos. En primer lugar se mostró muy sorprendido porque desconocía lo ocurrido y dijo: “Me parece que no es normal. Habría que ver bien e investigar en qué situación se dan esos casos. Sí existe confrontación entre los animales por un tipo de alimento, por ejemplo, ya que el jabalí se desplaza para conseguir su comida y no es un depredador”.
Por otra parte explicó que “no resulta extraño que coma osamenta, o carroña, pero sí es extraño que mate a un animal vivo para comérselo”.

 

Fuente; Diario La Nación