Publicado el:

Rechazo de Río Negro al ingreso de carne y embutidos de cerdo

La provincia de Río Negro rechazó nuevamente el ingreso de carne de cerdo desde el norte del río Colorado tras una Resolución de SENASA que así lo habilitaba. La medida, fue dispuesta a través de la resolución 626/2016 publicada en el Boletín Oficial.

El Gobierno de Río Negro rechazó la aplicación de la Resolución SENASA Nº 626 del 2 de noviembre, la cual se autoriza el ingreso de carne de cerdo sin hueso desde la Zona Libre de Aftosa sin Vacunación al sur del Río Colorado.
Se adelantó en tal sentido que de no reverse esa medida por la vía administrativa, se acudirá a la Justicia.

 

Ver imagen en Twitter

De esta manera, el Gobierno Provincial ratificó su irrestricta defensa de los intereses de la ganadería rionegrina y patagónica, tanto de los productores como de la industria, pero por sobre todas las cosas, de los logros alcanzados en materia sanitaria.
La Resolución SENASA Nº 626 (del pasado 2 de noviembre) establece para las regiones Patagonia Sur, Norte A y Norte B, que “se autoriza el ingreso de carne fresca de cerdo doméstico sin hueso (enfriada y congelada) y embutidos frescos a base de cerdo doméstico exclusivamente para consumo interno, de origen nacional, desde la zona libre de Aftosa con Vacunación”.
Se confirmó en tal sentido que el Gobierno Provincial insistirá con la vía del diálogo sobre este tema con el Gobierno Nacional y el SENASA para que se revea esta medida, pero que en caso de no obtener respuesta favorable, se recurrirá a la Justicia en consonancia con lo realizado por la vecina provincia de Neuquén.
En reiteradas oportunidades previas, el Gobierno rionegrino le planteó a Nación la negativa a la posibilidad del ingreso de carne de cerdo desde el norte de la Patagonia.
El ingreso de carne de cerdo proveniente del exterior de la zona libre de Aftosa sin Vacunación no solamente pondría en riesgo el status sanitario de la región, sino que además dañará fuertemente la producción porcina rionegrina, que se encuentra en estado incipiente.
Además perjudica las expectativas de exportación de la carne de cerdo patagónica, ya que no se contaría con el reconocimiento de los organismos nacionales como la OIE y de los mercados que compran el producto de la región.
Puntualmente, podrían ponerse en riesgo los mercados de la Unión Europea, Chile, Estados Unidos y Canadá, prontos a aprobar el status sanitario conseguido por la Patagonia al sur del río Colorado como libre de Aftosa sin Vacunación, que lo diferencia del resto del país y ha logrado el reconocimiento internacional.
Tampoco se han expuesto claramente los argumentos del SENASA para adoptar una medida de esta naturaleza, ya que el propio organismo sanitario nacional había ratificado tiempo atrás la conveniencia de mantener la prohibición del ingreso de carne desde el norte de la barrera sanitaria, considerando que una acción de ese tipo afectaría los avances logrados en la materia.

 

SENASA autorizó el ingreso de carne de cerdo a la Patagonia

 

El Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (SENASA) autorizó el ingreso de carne fresca de cerdo doméstico sin hueso -y embutidos frescos- de origen nacional para consumo interno, desde la zona libre de fiebre aftosa con vacunación a la zona en la que no es necesario vacunar, en la Patagonia.

 

La medida, dispuesta a través de la resolución 626/2016 publicada la semana pasada en el Boletín Oficial, indica que los animales de los que provenga la carne deben ser nacidos y criados en la zona libre con vacunación contra la aftosa de Argentina y faenados en plantas habilitadas por el SENASA.
La medida se adoptó ante el reconocimiento de que la Región Patagónica (Patagonia Norte B y Sur y Patagonia Norte “A”), es demandante de carne porcina, entre otras, y que actualmente se permite solo el ingreso de dicha mercancía desde países o zonas libres de fiebre aftosa sin vacunación.
En sus considerandos, la norma recuerda que en Argentina el porcino únicamente ha sido vacunado en situaciones de riesgo o emergencias sanitarias y que, en caso de enfermar, no existen evidencias de que el animal resulte portador del virus de la Fiebre Aftosa (VFA) una vez superada la enfermedad.

 

Fuente; Noticiasnet