Publicado el:

Rejas metálicas en las bocas de descarga

Con el objetivo de evitar seguir contaminando el río Negro, el Concejo Deliberante aprobó un proyecto presentado por la UCR que propone colocar rejas metálicas en cada una de las bocas de descarga de la costanera de Carmen de Patagones.

Rejas metálicas en las bocas de descarga para evitar seguir ensuciando el río Negro

bloque ucr patagones
Con el objetivo de evitar seguir contaminando el río Negro, el Concejo Deliberante aprobó un proyecto presentado por la UCR que propone colocar rejas metálicas en cada una de las bocas de descarga de la costanera de Carmen de Patagones.

La iniciativa, según explicó el autor del proyecto, Mario Guanca “tiene por finalidad contener los distintos objetos y/ o residuos que se encontrasen a lo largo del recorrido del sistema pluvial”.

El proyecto

Al referirse a la iniciativa, el edil sostuvo que “el cuidado y la protección del agua de nuestro río Negro lo debemos generar entre todos los vecinos”.

Según remarcó, “son incontables los residuos sólidos que a diario son tirados en la vía pública, principalmente de material plástico, pese al sistema de cestos públicos que posee la ciudad y el actual servicio de recolección”.

El sistema de bocas de tormentas de los barrios “que se encuentran en la zona Noroeste de nuestra ciudad son efluentes directos a las costas del río Negro, mediante las descargas linderas al puente Basilio Villarino”.

El sistema de canales pluviales situado a lo largo de la costanera maragata, también posee dichas bocas de descarga, siendo éste un agravante, debido a la acumulación de residuos que los mismos generan.

El problema, explicó, “se presenta en días de lluvia, cuando el sistema de desagües está en funcionamiento, arrastrando los distintos residuos y objetos que se encuentran alojados a lo largo del recorrido del mismo, sin encontrar barrera alguna que impida su llegada al rio Negro”.

Solución

Ante esta situación, el edil radical sostiene que “mediante una sencilla obra de rejas, evitaríamos que el destino final de los desechos plásticos públicos sea nuestro río, contribuyendo a la sanidad y calidad tanto del agua como del medio ambiente”.

La ejecución de un sistema de rejas, “no resultaría una obra que produzca un grave impacto visual, debido a que, en su mayoría quedarían ocultas al tránsito vehicular y peatonal”.

Una vez instaladas, afirmó Guanca, “requerirían un mínimo mantenimiento, que sólo se traduciría en verificar y retirar el material acumulado producto del propio uso”.